Campisierra, Mancomunidad de Municipios
 Inicio
 Mancomunidad
 Noticias
 Galería fotográfica
   Municipios
 Empresas
 Rutas
 Descargas
 Enlaces
 Foros
Municipios de la Mancomunidad Campisierra
Arcos de la Sierra
Arcos de la Sierra
Arcos de la Sierra
Arcos de la Sierra
Arcos de la Sierra
Su nombre anuncia su situación geográfica, ya que se encuentra enclavado entre varias elevaciones del paisaje, llamadas "alcores", donde allá por el siglo XII, las tropas de Alfonso VIII se instalaron para formar su nuevo hogar.

Estas elevaciones del terreno o alcores dieron lugar al nombre de Arcos y por su ubicación geográfica, más tarde añadió Sierra.
Es un lugar al que no se han dedicado muchas páginas de la historia, pero por otro lado, muy rico en cultivos, demostrado en gran manera en otros tiempos. La Edad Media fue un momento de tranquilidad para Arcos, que fiel a los cánones religiosos del momento, no dio lugar a que ningún vecino fuese juzgado ni condenado por la "Santa Inquisición".

El Libro de Pilas del Obispado, primer censo en el que aparecen reflejados todos los núcleos de población de la provincia, elaborado en el año 1594, Arcos aparece junto a Pajares, Ribagorda y sus anejos y Ribatajadilla, con un total de 960 habitantes.

Gracias a la lana, en el siglo XVII, alcanza su mayor número de habitantes, ya que era ésta la base de la economía nacional y los ganados de este entorno son muy bien considerados, al igual que la mina de lignito allí explotada. En este momento histórico, Arcos tenía 260 habitantes y de ellos el cuarenta por ciento se dedicaba a la agricultura y ganadería.

Eran muy comunes durante el siglo XVII, los pleitos entre agricultores y ganaderos a causa de los pastos de uso, en el año 1636 hubo un litigio entre Juan Tejada y Juan de Olite, siendo favorable para éste último, con la intervención del Fiscal del Reino.

La gran importancia que alcanzó Arcos por los sucesos citados anteriormente, hizo posible que aumentase su población en gran manera y mejorase su estructura urbana, compuesta por: cincuenta casas de buena calidad, casa Ayuntamiento, cárcel, iglesia parroquial, dos ermitas, la de San Bartolomé y la de San Sebastián, buen abastecimiento de aguas y una escuela.

En el siglo XVIII, Arcos era un señorío del Marqués de Ariza, aunque más tarde llegaría a un acuerdo con la población y lo donaría al censo a cambio de una renta anual importante. A finales de este siglo pasó a heredar el Marqués de Valmediano, que respetó la cesión de su antecesor y ya en 1902 la población y sus términos quedaron liberados de esta carga y pasaron a ser propiedad municipal. También en este siglo, Arcos se independiza como parroquia de Ribatajada.

Entre los años 1843 y 1855, Arcos, como muchos otros lugares, sufre importantes modificaciones en sus propiedades y son vendidos varios lotes de tierras.
Hacia 1874, durante la tercera guerra carlista, fueron reclutados como soldados algunos jóvenes vecinos de estas localidades y también se usaron estas tierras para aprovisionamiento de víveres. Como anécdota, se sitúa al general Santa Cruz el día 25 de febrero de 1874 refugiado durante tres días entre Sotos y Arcos de la Sierra para esquivar a las tropas gubernamentales.

A lo largo del siglo XX, Arcos sufre un gran descenso de su población, como consecuencia de la posguerra y más tarde la emigración de los años 70.
En el censo elaborado en 1991, Arcos aparece con la categoría de Lugar, una altitud de 1099 metros, una población de 67 varones y 52 hembras y 181 viviendas. En el censo de 1995, la población sufre un ligero aumento, con un total de 128 habitantes.
En este espacio entre recovecos, camina el bello entorno de Arcos de la Sierra.

Fuente documental: Arribas Ballesteros, J. Pueblos y Arte, el Campichuelo. Muñoz J.L La fuerza interior. El Campichuelo y la sierra. Colección Tierras de Cuenca.

 
Volver      Siguiente